Cocinar para bajar el colesterol

Un plan de alimentación saludable para el corazón puede ayudarlo a controlar su nivel de colesterol en la sangre y reducir su riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular, hay quienes han perdido a su pareja y para recuperar a su pareja han tenido que cambiar su alimentación. Los simples consejos de cocina a continuación lo ayudarán a preparar comidas sabrosas y saludables para el corazón que podrían ayudarlo a mejorar sus niveles de colesterol al reducir el exceso de grasas saturadas y grasas trans.

Reduce la grasa saturada en carne y pollo

Se recomienda una dieta que enfatiza las aves de corral y limita la carne roja. La cantidad de grasa saturada en las carnes puede variar ampliamente, dependiendo del corte y de cómo se prepare.

Aquí hay algunas formas de reducir la grasa saturada en la carne:

Seleccione cortes magros de carne con un mínimo de grasa visible. Los cortes de carne magra incluyen el redondo, el mandril, el solomillo o el lomo. Los cortes magros de cerdo incluyen el lomo o la chuleta de lomo. Los cortes magros de cordero provienen de la pierna, el brazo y el lomo.
Compre calificaciones de «elección» o «selección» en lugar de «prime». Seleccione carne molida magra o extra magra.
Recorte toda la grasa visible de la carne antes de cocinarla.
Use una rejilla para drenar la grasa al asar y hornear. En lugar de rociar con goteos, mantenga la carne húmeda con vino, jugos de frutas o una marinada a base de aceite saludable para el corazón.
Cocine un día antes de tiempo. Los guisos, la carne hervida, el caldo u otros platos en los que la grasa se cocina en el líquido se pueden refrigerar. Más tarde, retire la grasa endurecida de la parte superior.
Cuando una receta requiera dorar la carne primero, intente dorarla debajo del asador en lugar de en una sartén.
Coma pollo y pavo en lugar de pato y ganso, que son más altos en grasa. Elija carne blanca con mayor frecuencia cuando coma aves de corral.
Retire la piel del pollo o pavo antes de cocinar. Si las aves de corral se secan demasiado, primero trate de rociar con vino, jugos de frutas o una marinada a base de aceite saludable para el corazón. O, deje la piel para cocinar y luego quítela antes de comer.
Limite las carnes procesadas como salchichas, mortadela, salami y salchichas. Muchas carnes procesadas, incluso aquellas con etiquetas de «grasa reducida», son ricas en calorías y grasas saturadas. Dichos alimentos también suelen tener un alto contenido de sodio. Lea las etiquetas cuidadosamente y elija comer carnes procesadas solo ocasionalmente.

Comer más pescado

El pescado puede ser graso o magro, pero aún es bajo en grasas saturadas. Coma al menos 8 onzas de pescado no frito cada semana, que se puede dividir en dos porciones de 3.5 a 4 onzas. Elija pescado azul como el salmón, la trucha y el arenque, que son ricos en ácidos grasos omega-3. Prepare pescado al horno, a la parrilla, a la parrilla o hervido en lugar de empanizado y frito, y sin sal agregada, grasa saturada o grasa trans. Los pescados y mariscos no fritos, como los camarones, el cangrejo y la langosta, son bajos en grasas saturadas y son una alternativa saludable a muchos cortes de carne y aves.